20 N y Camisetas verdes: Testimonio de una compañera al votar con la camiseta verde de la Junta de Portavoces
20 N y Camisetas verdes: Testimonio de una compañera al votar con la camiseta verde de la Junta de Portavoces

En este día tan señalado, comienzo a vestirme para la convocatoria que todos tenemos en mente (20 Noviembre Elecciones Generales). No encuentro mi camiseta verde, claro, que recuerdo que me la puse el jueves pasado ya que fui servicio mínimo en mi Escuela y por lo tanto, está sucia en el trabajo…. jooo. Pero encuentro otra del mismo color la cual también me viene como anillo al dedo, ya que es la de la “Junta de Portavoces” y en la espalda nos recuerda: Educación, Infancia, Escuela, Dignidad, Derechos, Pública y Respeto. ¡¡¡Genial ya la tengo!!!
Salgo de camino al colegio electoral en el barrio de Villa de Vallecas (C.P Honduras) en compañía de mi hijo y de mi marido. Llegamos allí,  y sin pensarlo ni un minuto, me quito la chaqueta y me quedo en verde.

La policía municipal de la puerta me persigue por todo el recinto, y me comunica:”Señora, Usted no va a poder votar”. Le contesto que por qué y me dice que no puedo vestir de ese color….Empezamos a discutir frente a las miradas de unas 60 personas aproximadamente. Yo me coloco en la fila para realizar mi voto, mientras este individuo consulta al presidente de la mesa y me comunican que no puedo votar. Yo me mantengo en mi posición y me quedo donde estoy. En ese momento, aparece un policía municipal en compañía de otro policía nacional el cual empieza a decirme lo mismo, e insisten en que yo me puedo manifestar otros días del año y que hoy no, yo insisto en que no me estoy manifestando que solamente voy a votar vestida como quiero. Yo les pregunto que en el caso de llegar a la mesa y el presidente de la misma no me dejase votar, si me arrestarían por votar en “sujetador” porque evidentemente no llevo nada debajo de dicha camiseta. Me contestan que no pasaría nada que cada uno lo hace como quiere,¿entonces por qué con camiseta verde no?.

Seguimos discutiendo, mi marido empieza a decirles que no llevo nada de propaganda hacia ningún partido político y que estoy en pleno derecho de votar, que si seguimos así denunciaremos al presidente de la mesa electoral.
Las miradas se dirigen hacia nosotros y las personas allí presentes no entienden los motivos del por qué, se enfadan también con la situación haciendo comentarios como: “vaya democracia”, “la señora tiene razón”, “cada uno se viste como quiere”… Hasta me fijo que una señora mayor delante de nosotros se vuelve hacia mi hijo de 8 años y le dice:”aprende hijo, aprende ahora”. Un señor anónimo reprende a los policías su actuación. Yo acalorada, (realmente me hubiera quitado la camiseta sin ningún pudor), mi marido discutiendo y todo el mundo expectante con la que se estaba formando allí.

Llega el momento de ejercer mi voto, y los de la mesa cuchichean entre ellos: “Es la de la camiseta”. El presidente me recrimina e insiste en que no puedo llevarla y yo con toda la educación recibida hasta el día de hoy, le informo que son los miembros de la mesa los que no pueden llevarla pero que yo como votante sí. Además, le insisto en que no tengo ningún problema en que mi marido saque el móvil y grabe porque soy capaz de quitarme la camiseta y votaré en sujetador. Todo el mundo se queda quieto, expectante y de pronto el presidente recula y me dice: “VOTE”.

La gente sonríe tan satisfecha como yo. Entonces salgo en compañía de mi marido y de mi hijo como cuando llegué, más cuatro policías que me acompañan hasta la puerta muy amables ya y comentando que no es nada personal hacia mí……ja,ja!!!

En la calle todo el mundo comenta lo sucedido y lo bien que lo habíamos hecho. Yo por mi parte, me siento agradecida enormemente a todos los que lo han vivido, a todos los que en ese momento me han defendido, a todos los que se han enfrentado a esos policías para recriminarles su actitud, a todos los que como yo y mi familia, creemos en la democracia y queremos ejercer nuestros derecho a voto.

Solo decir una cosa, tras este pequeño pero gran incidente, yo hoy me siento mucho más respaldada, mucho más fuerte a todo lo que nos vendrá a partir de mañana, me siento, desde luego, mucho más verde, con mucha más ilusión en lo que yo creo, amo y trabajo cada días: LA EDUCACIÓN PÚBLICA.

Educadora en Escuela Infantil Pública de la Comunidad de Madrid.